REVOLUCIÓN CULTURAL

"En el mundo actual, toda cultura, toda literatura y arte pertenecen a una clase determinada y están subordinados a una línea política determinada. No existe en realidad, arte por el arte, ni arte que esté por encima de las clases, ni arte que se desarrolle paralelo a la política o sea independiente de ella. La literatura y el arte proletarios son parte de la causa de la revolución proletaria en su conjunto; son, como decía Lenin, engranajes y tornillos del mecanismo general de la revolución." - Mao Tse-tung

sábado, 1 de diciembre de 2018

MASACRE DE LAS BANANERAS



A 90 años de la masacre de las bananeras, es decir, del bautizo de fuego que la burguesía y el imperialismo norteamericano le propinaron a la clase obrera colombiana entre los días el 5 y el 6 de diciembre de 1928 en el municipio de Ciénaga, Magdalena, vemos la necesidad de recordarle al proletariado colombiano los autores de aquel horrendo crimen, quienes hasta la fecha están impunes y y continúan viviendo a costa del sudor y quebrantos de los obreros bananeros, quienes aun con su brazo armado militar y paramilitar continúan desangrando al pueblo colombiano. El resultado fue de miles de asesinados por el Ejercito Colombiano que posteriormente fueron desaparecidos y decenas de torturas. La United Fuit Company, la multinacional del imperialismo norteamericano, actuó de común acuerdo con el Ejercito Colombiano por medio del infame Cortes Vargas para aplastar la huelga bananera.

Por el aquel entonces existía un núcleo de comunistas quienes mas tarde fundarían el Partido Comunista de Colombia. La huelga estuvo influenciada por esos elementos revolucionarios  que no tuvieron una buena perspectiva para orientar decididamente la huelga, aun así fue una gran Huelga que significo en la lucha del proletariado Colombiano por su envergadura y de la que todos los obreros deben extraer lecciones, Ignacio Torres Giraldo en liquidando el pasado nos describe: "La ausencia del partido y de los sindicatos en la gran huelga de las plantaciones de bananos, y el hecho de que yo caractericé aquella heroica batalla como un “conflicto económico”, todo esto me indujo a pensar que los “errores” en lo general de nuestro movimiento se debían fundamentalmente a la incapacidad de comprender una situación concreta, a la falta de análisis marxista-leninista de la realidad. Pero ahora, después que he conocido las declaraciones de Uribe Márquez Julio Buriticá hechas al plenum de julio de 1930, me explico perfectamente el proceso que nos condujo a la traición de la huelga de las plantaciones de bananos.

Así como sabía yo hasta cierto punto el contacto con los elementos militares del liberalismo cuya base social se halla naturalmente en la burguesía a cuya clase sirven, sabía sobre la preparación de la huelga de la Zona Bananera. Esta huelga se concebía simultáneamente en toda la costa del Mar Atlántico, con centrales en Ciénaga, Cartagena y Barranquilla. Esto significaba mover el país por su base principal. Significaba movilizar la navegación del Río Magdalena en una extensión de 1.000 kilómetros. Si se agrega que la costa del Pacífico, incluso el Valle del Cauca y sus vías de enlace con el interior del país, estaba en poder del movimiento organizativamente, la cuestión se presenta bajo perspectivas de una huelga general nacional. Pero esta preparación estaba retrasada en los departamentos de Bolívar y Atlántico, sobre todo en éste último.

¿Qué se maduraba en esta gran huelga? De una parte, no se supo explicar “por razones conspirativas” su significación a las amplias masas del país, pero de otra parte podemos deducir que ésta no era la política de las combinaciones, y que por esta causa la preparación de la huelga se reducía a pequeños grupos de Bolívar y el Magdalena.

En un período de tiempo en que se hacían pocas huelgas por no desperdiciar energías ni avizorar al gobierno, se “adelantó” la Zona bananera que no estaba, seguramente, bien al corriente de las combinaciones. En estos momentos (fines de 1928) entraba el bloque en una precipitada descomposición. La lucha contra la “ley heroica” que procuró una alianza pública entre el partido y el liberalismo, hecho sumado a una serie de delaciones, dio por resultado que se apoderasen de la dirección un grupo de liberales reformistas enmascarados de comunistas, tales como Prieto, Bernal Azula, Lleras Camargo, Dávila, Echeverri. Claro que la huelga metió miedo a una tal dirección que pensó que ya era la revolución. Mientras tanto, Uribe Márquez, los generales y los hombres de confianza veían en la huelga un adelanto que podía producir el aborto de la “revolución”.

No había un criterio del partido para las condiciones en que estalló la huelga; se la vio de los sindicatos como a una de las muchas huelgas locales, regionales del país; los sindicatos no conocían condiciones especiales de una huelga agrícola en las plantaciones de los imperialistas, naturalmente a causa de que sus dirigentes oportunistas no lo enseñaron, de que las direcciones no les movilizaban. El modo provincialista de ver la lucha proletaria era todavía una herencia viva de los tiempos del mutualismo, del primitivismo general.

Yo vi una huelga parcial que podría obtener, relativamente fácil, un éxito parcial. Yo partía del pliego de exigencias, que conocía, de la manera de conducir la dirección local la huelga en sus primeros momentos y de una situación muy favorable. Suponía que se obtendría el éxito en el período del arreglo directo. La huelga era “legal” y contaba con el apoyo popular de la región. En mi apreciación, por mínimo que fuese el éxito, desde el punto de las exigencias del pliego, el sería un grade éxito que consolidaría nuestras fuerzas organizativas en los departamentos del Mar Atlántico.

No podía ser más provincialista una tal apreciación, con la cual me limité la huelga reduciéndola a un simple “conflicto económico”. Este error me condujo a ocultar el contenido político de la huelga y su carácter antiimperialista, y constituyó una falta muy grave que restó solidaridad al proletariado en lucha, que frenó el medio en donde yo actuaba no movilizando las masas con métodos revolucionarios en momentos que la clase obrera se hallaba en una batalla contra el imperialismo, la burguesía nacional y el aparato del Estado. Pero ¿es que la dirección del partido y la dirección sindical no sabían la magnitud de la huelga? ¿Y qué hicieron por la solidaridad, por la movilización de las masas, por la lucha abierta contra el imperialismo, la burguesía nacional y el Estado? Tal es el momento de la traición abierta al proletariado en lucha, al proletariado asesinado en masa por el Estado sirviente del imperialismo. Esas direcciones, de un lado por miedo al movimiento revolucionario y de otro porque no era tiempo de dar el golpe, han conducido a los sindicatos y a quienes hemos participado en la pasividad criminal frente a la huelga, a participar de la traición consumada contra el proletariado de las plantaciones de bananos(1)."

Lo que fue la masacre de Las Bananeras a través de los testimonios de los sobrevivientes.




En el vídeo se da un enlace de descargar de un libro que recopila las denuncias de Jorge Eliecer Gaitan en el congreso. El texto es una recopilación de pruebas y testimonios que realizo Gaitan en donde desenmascara el plan siniestro y macabro de la masacre, cuyo perpetradores fueron el Estado Colombiano y la United Fruit Company, es bueno leer el material y entender de antemano que Gaitan no fue ningún revolucionario sino un reformista preocupado en limpiar las lacras del capitalismo.

Otro dato importante a tener en cuenta fue que la United Fruit Company fue comprada en 1969 por Zapata Corporation, una empresa relacionada con G.W. Bush, desde ese momento cambio su razón social por Chiquita Brands y aun hoy opera bajo ese nombre. Chiquita Brands fue sacudida por escándalos de nexo y financiación de los grupos paramilitares en el Urabá Antioqueño entre 1997 y el 2004, cometiendo otro sin fin de crimenes en contra de las masas obreras, por solo mencionar algunos hechos, los grupos paramilitares financiados por Chiquita Brands cometieron el homicidio de 4.335 personas entre 1995 y 2004 en Apartadó, Turbó, Chigorodó y Carepa. También la desaparición de 1.306 personas en ese mismo periodo de tiempo, el desplazamiento de 1.675 pobladores, la persecución y asesinatos de sindicalistas del sector bananero y hasta en el extermino de los militantes de la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano( de orientación mamerta).


Un extracto del periódico revolución Obrera sobre el aniversario de la masacre de las Bananeras:

"La noche del 5 de diciembre el General Cortés Vargas se reunió con los agentes de la Compañía a emborracharse hasta la media noche, luego reunió a los soldados y se dirigió a la plaza de Ciénaga donde se encontraba congregada la masa de huelguistas en actitud pacífica, esperando que les resolvieran su situación. Cortés Vargas leyó el decreto sobre el estado de sitio y sin esperar un minuto dio la orden de ¡Fuego! Por 5 minutos las ametralladoras dispararon en todas las direcciones asesinando a hombres, mujeres y niños desarmados sin ninguna compasión; y no siendo esto suficiente, el criminal ordenó rematar a los heridos a punta de bayoneta. Los muertos fueron subidos a los vagones del tren y arrojados al mar… no debía quedar rastro del atroz asesinato. La Masacre de las Bananeras dejó en claro que el Estado colombiano está en manos de la burguesía, los terratenientes y sus socios imperialistas, como máquina de opresión y dominación al servicio exclusivo de sus intereses de clase, y como arma de explotación de las clases oprimidas. Es un Estado que durante toda su existencia ha utilizado la violencia reaccionaria para defender los intereses de la minoría explotadora, ahogando en sangre todo grito de rebeldía de las masas trabajadoras Hoy a pesar de la dura lección enseñada con sangre, algunos que se dicen amigos del pueblo e incluso comunistas, traicionan al pueblo desarmándolo para la lucha contra sus sanguinarios enemigos, llamándolo a conciliar y a respaldar la mentirosa paz de los ricos que sigue siendo guerra contra el pueblo. Para alcanzar la paz que quiere y necesita el pueblo colombiano, debe destruir con la violencia revolucionaria de las masas, el Estado opresor y explotador, destruirlo con todo su ejército –militar y paramilitar–, con toda su policía, con todo su aparato gubernamental de politiqueros y funcionarios, con todos sus jueces y carceleros, con todos sus curas, brujos y pastores."


Notas:

1. Ver enlace completo en http://www.revolucionobrera.com/efemerides/ignacio-torres-giraldo-un-luchador-que-vale-la-pena-emular/



sábado, 17 de noviembre de 2018

50 meses en Moscú - Ignacio Torres Giraldo





El pasado 15 de noviembre se cumplieron 50 años de la muerte de Ignacio Torres Giraldo, un insigne dirigente del proletariado colombiano, fundador de la CON (Confederacion Obrera Nacional) y del Partido Comunista de Colombia, quien fue un luchador imbatible contra el oportunismo que desvirtuó al partido del proletario desperdigando su hegemonía y transformando al naciente partido en una correa de transmisión de la ideología y métodos de trabajo al servicio de la pequeña burguesía y de la burguesía colombiana (1). Como una forma de recordarlo compartimos este importante documento titulado 50 meses en Moscú, en donde se describen sus vivencias personales en la URSS por la década de los 30, que según el autor y a pesar de ser editado y publicado en 1958 "conservan toda su fidelidad, vigor y colorido, al punto de verse en ellos la Unión Soviética de 1958 en la misma fotocopia apenas ampliada para el tiempo." Desde el blog revolución Cultural, apoyado en lo que demostró la experiencia de la temporal derrota del proletariado en la URSS a la cabeza del revisionismo Krushevista, rebatimos el análisis de Ignacio Torres Giraldo, porque ya para la fecha el partido Bolchevique de la Unión Soviética se había convertido en un cuartel de revisionitas, quienes después de la muerte del camarada Stalin, destronaron al proletariado ruso y desbarataron el socialismo. Por lo demás, el texto conserva una excelente narrativa y unas profundas lecciones y vivencias de las que todo obrero consciente no se puede negar a leer y estudiar, una herramienta que le ayudará a comprender hechos que marcaron la historia del siglo XX con la grandiosa y titánica obra del proletariado soviético en la URSS y de su partido Bolchevique.



Descargar PDF

Notas.

1. Ver el artículo "liquidando el pasado" de Ignacio Torres Giraldo en http://www.revolucionobrera.com/efemerides/ignacio-torres-giraldo-un-luchador-que-vale-la-pena-emular/

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Eran obreros (Erik Axel Blomberg)



Erik Axel Blomberg (17 de agosto de 1894 - 8 de abril de 1965) fue un periodista y poeta socialista sueco, siendo uno de los temas centrales de sus obras la vida de los trabajadores y las injusticias sociales de su época.

Blomberg formó parte de la conocida como Escuela proletaria sueca, cuyos principales representantes fueron, aparte de él mismo, Jan Fridegård , Ivar Lo-Johansson y Vilhelm Moberg.

Uno de sus más conocidos poemas es Gravskrift ('Epitafio'), escrito después de los matanza de Ådalen, en 1931, cuando cinco obreros fueron asesinados por el ejército sueco en una huelga en aquella ciudad. El poema está grabado en la lápida de las cinco víctimas y se convirtió en uno de los poemas políticos suecos más famosos.


Imágenes de la manifestación obrera durante la huelga de Ådalen, previa
a la matanza



Epitafio (Eran obreros)


Aquí yace
un obrero sueco.
Caído en tiempo de paz.
Desarmado, indefenso.
Fusilado
por balas desconocidas.


Su único crimen fue el hambre.
No lo olvidéis jamás.


Erik Blomberg

Tomado del blog hermano http://cuestionatelotodo.blogspot.com/

viernes, 12 de octubre de 2018

Sendero ardiente: Un viaje a la revolución en la India

En apoyo a la Guerra Popular en la India este blog tradujo los subtitulos del siguiente documental al español, material que gustosamente compartimos con nuestros visitantes.

Sendero ardiente es un documental de las áreas rojas de la India, donde se relata la estremecedora y decidida lucha de los maoistas en la India por realizar la Guerra Popular, generar gobiernos populares en esas zonas liberadas y ganarse a las masas para la Revolución. El documental fue elaborado por el Partido Comunista de la India (maoista).

En la introducción del vídeo aparece el siguiente mensaje: "Este filme está dedicado a la memoria del camarada Shyam, Mahesh, Murali y miles que han sacrificados sus vidas para hacer posible este camino"



Desde la misma pagina de archive.org se puede descargar el vídeo. Los subtitulos en español que fueron elaborados por este blog se pueden descargar de acá:

Subtitulo en español

sábado, 29 de septiembre de 2018

EL "MANDÓN" (CUENTO DE SERGUÉI ALEXÉIEV)



A pie, desde la provincia de Kostromá, llegó a Petrogrado un grupo de campesinos que venían a visitar al camarada Lenin. En raídos abrigos, alpargatas, gorros con orejas y morrales al hombro, se dirigieron al Smolny.

Por esos días, allí había muchísima gente: obreros, campesinos, soldados del Ejército Rojo, marinos. Debido al sordo murmullo de voces, el edificio tenía cierto parecido con una colmena.

Los campesinos de Kostromá avanzaron mirando hacia todos lados, buscando a Vladímir Ilich Lenin.

Casualmente y sin sospecharlo siquiera, se encontraron con él y lo abordaron:
- Oiga, amigo, díganos dónde está el mandón.
- ¿Quién dicen? -les preguntó Lenin, extrañado.
- Pues, el mandón -le repitieron los campesinos-. El que manda ahora en Rusia.
- ¡Ah, ya! El mandón -sonrió Lenin y miró a su alrededor-. Pues, ahí está -les dijo y señaló hacia un sitio indefinido a espaldas de los campesinos, volvió a sonreír con picardía y siguió su camino.

Los campesinos se volvieron y en el corredor vieron a un grupo de obreros. Un poco más allá, unos soldados discutían animadamente de algo. Un marino del Aurora fumaba plácidamente. Al fondo, esperaba otro grupo de campesinos, también en alpargatas y gorro con orejeras. Llevaban morrales al hombro y, a todas luces, también habían llegado a pie.

Los de Kostromá miraron desorientados a los obreros, a los soldados, al marino y a los otros campesinos.
- Aquí no puede estar el mandón -decidieron, extrañados-. Seguramente, el hombre de la barbita se ha equivocado.
- ¿A quién buscan, abuelos? -oyeron de pronto una voz y vieron que un joven obrero se les acercaba-. Seguramente, es la primera vez que vienen por aquí.
- Claro que sí. Quisiéramos ver a Lenin, buen hombre.
- ¿A Lenin?
- A él mismo. A Vladímir Ilich.
El joven los miró con desconfianza.
- ¡Pero si él acaba de hablar con ustedes!

Los campesinos le refirieron su conversación con Vladímir Ilich. El obrero se echó a reír.
- ¿Entonces, ustedes le preguntaron por el mandón de Rusia? Pues el compañero Lenin les ha dicho la verdad. Bueno, si quieren ver a Vladímir Ilich, deben subir al tercer piso.
Los campesinos tomaron sus morrales.
- Vaya con la cosa -dijo uno-. Aquí hay algo que no entiendo.
- Sí, hay algo raro -concedió otro.

Se quedaron mirando al tercero, al mayor de todos. Pero éste estaba sumido en profundas reflexiones, arrugado el entrecejo.
- ¿Cómo entender eso, Afanasi Danílovich? -lo interpelaron los campesinos.
- ¿Cómo? Pues, como nos lo ha dicho -dijo el viejo y una sonrisa iluminó su rostro.
Subieron al tercer piso y se aproximaron al gabinete de Lenin.
- ¿A quién buscan? -les preguntó el secretario a la entrada.
- Al compañero Lenin.
- ¿Cómo anunciarlos?

El viejo miró a los suyos, carraspeó para mayor solemnidad, se limpió los bigotes con la mano y dijo:
- Dile que ha llegado el mandón. El que ahora manda en Rusia.

La Cheka ha extraído este cuento del libro Cuentos de la historia de Rusia. Moscú: Editorial Ráduga, 1976.

domingo, 26 de agosto de 2018

Noventa y tres (Victor Hugo)

Novela

Noventa y tres (en francés Quatrevingt-Treize) es la última novela de Victor Hugo. Publicada en 1874, está ambientada en una de la fase más revolucionaria de la Revolución francesa. Hugo tenía la intención de realizar una trilogía novelesca dedicada a la Revolución, de la que ésta sería el primer volumen. Sin embargo, no pudo terminar su proyecto. En la novela el Noventa y tres Victor Hugo ve la oportunidad de exponer los frutos de su profunda reflexión sobre los hechos revolucionarios y la legitimidad de la Revolución, ya que tan solo habían pasado tres años de la Comuna de París de 1871, con lo cual busco reanimar literariamente el espíritu revolucionario de su pueblo.



Es muy importante señalar el enorme papel de las masas en la revolución francesa, hecho muy bien descrito por Victor Hugo, la novela esta ambientada en la Guerra Civil que se desata en la Vendée, provincia ubicada al oeste del país -predominantemente feudal y un verdadero bastión de la monarquía-,  en donde se organiza una contrarrevolución. La novela también aborda el papel desempeñado por las mujeres y el papel desarrollado por hombres como Cimourdain; ex sacerdote devenido partidario del ideal revolucionario, un intachable revolucionario e inexorable en sus objetivos: es, al decir de Hugo, “el espantoso hombre justo”. Cimourdain es una muestra de la influencia revolucionaria en las esferas del Obispado y de la utilización de todo su conocimiento -los miembros del Obispado antes de la Revolución Francesa poseían el monopolio de toda la cultural  y literatura conservados por la monarquía- en favor de la revolución.

Descargar de Archive.org