REVOLUCIÓN CULTURAL

"En el mundo actual, toda cultura, toda literatura y arte pertenecen a una clase determinada y están subordinados a una línea política determinada. No existe en realidad, arte por el arte, ni arte que esté por encima de las clases, ni arte que se desarrolle paralelo a la política o sea independiente de ella. La literatura y el arte proletarios son parte de la causa de la revolución proletaria en su conjunto; son, como decía Lenin, engranajes y tornillos del mecanismo general de la revolución." - Mao Tse-tung

lunes, 11 de febrero de 2013

Ibrahim Kaypakkaya

A continuación publicamos un artículo del periódico Revolución obrera en memoria de Ibrahim kaypakkata y un extracto de uno de sus escritos en español.

EN MEMORIA DE IBRAHIM KAIPAKKAYA

Articulo Publicado en el Numero 364, periódico revolución obrera http://www.revolucionobrera.com/numeros/ro-364.pdf

Hace 40 años, el 18 de mayo de 1973, después de tres meses de torturas, fue asesinado el Camarada IBRAHIM KAIPAKKAYA  en las mazmorras de Diyarbakir en Turquía, a manos de las fuerzas militares del Estado.  Fue un héroe que entregó su cabeza, pero no sus secretos. Esta fue la respuesta que dio a sus verdugos torturadores: “Esencialmente nosotros los comunistas como un principio no ocultamos en ninguna parte nuestras convicciones políticas y puntos de vista. Sin embargo, no revelamos nuestras actividades de la organización, ni nuestros amigos que trabajan con nosotros en la organización, ni los individuos y grupos que no están dentro de la organización, pero nos proporcionan ayuda. Ya he dicho todo lo necesario en cuanto a mi responsabilidad personal. Todo lo que he hecho hasta ahora se hace en nombre del pensamiento marxista-leninista, en el cual creo sinceramente. Y no tengo ninguna queja sobre su consecuencia. Si algún día tengo libres las manos, voy a trabajar como antes.” Los reaccionarios enemigos de clase, en vano pensaron que asesinando a Ibrahim Kaipakkaya, matarían sus ideas, sin sospechar que su martirio fortaleció profundamente, entre los obreros, entre las masas populares y entre los comunistas, no solamente de Turquía sino del Movimiento Comunista Internacional, el ejemplo de vida de un hombre, que en la teoría y en la práctica, demostró qué significa ser comunista, dejando su ejemplo inmortal de compromiso inquebrantable con la causa del proletariado, de la revolución y el comunismo. Ibrahim Kaipakkaya fue el jefe fundador del Partido Comunista de Turquía / Marxista Leninista, surgido el 24 de abril de 1972, producto de la gran lucha en aquellos años contra el revisionismo jruschevista, contra el pacifismo y el reformismo, que por décadas había contaminado al movimiento comunista en Turquía, causado división y debilidad en el movimiento obrero y entre los campesinos, frente a sus enemigos; así como sometimiento pacífico de la nación turca ante el imperialismo. Su pensamiento sobre el Partido fue genuinamente leninista: “Un partido comunista con una disciplina de acero que está libre de la subjetividad, el revisionismo y el dogmatismo, que se funde dentro de las masas, que combina la teoría y la práctica, y se aplica el método de la autocrítica, bajo la dirección de ese partido, las fuerzas armadas del pueblo, y de nuevo bajo la dirección de un partido así, frente unido del pueblo: Estas son las tres armas del pueblo que vamos a utilizar para derrotar al enemigo.”

Como muchos destacados comunistas de su época, Ibrahim Kaipakkaya defendió la verdad universal del Marxismo Leninismo, en los hechos, ya Marxismo Leninismo Maoísmo, puesto que aprehendieron directamente las enseñanzas de la Revolución China, de la Gran Revolución Cultural Proletaria y del Presidente Mao Tse-tung. Ibrahim Kaipakkaya aplicó consecuentemente esa verdad universal al análisis concreto de la situación concreta en la sociedad de Turquía, en la situación internacional y en la situación del Movimiento Comunista Internacional. Sus valiosos aportes de línea ideológica, política y organizativa, para llevar adelante la transformación revolucionaria de la sociedad semifeudal y semicolonial en Turquía, fueron heredados y son defendidos por los comunistas marxistas leninistas maoístas de ese país.

Nos unimos a los camaradas del Partido Comunista de Turquía / Marxista Leninista, en el recuerdo del Camarada Ibrahim Kaipakkaya, cuyo ejemplo transciende más allá de las fronteras y más allá de los años.

Extractos de

Los Orígenes y el Desarrollo de Nuestras Diferencias con el Revisionismo Shafak: Crítica General del TIIKP

 


Fecha: 1972.
Historial de publicación:  El texto, extractado de Los Orígenes y el Desarrollo de Nuestras Diferencias con el Revisionismo Shafak: Crítica General del TIIKP, se produjo en el contexto de una polémica entre la dirección del Partido Revolucionario de Obreros y Campesinos de Turquía (TIIKP) y elementos, incluyendo a Kaypakkaya, que dejarían el TIIKP para formar el Partido Comunista de Turquía/Marxista-Leninista (TKP/ML).  Las contribuciones de Kaypakkaya a la polémica se publicaron en la colección de las obras de Ibrahim Kaypakkaya publicada en Estambul por Ocak Yayinlari en 1979.
Fuente del texto: "Extractos: Ibrahim Kaypakkaya, Sobre la Lucha Armada", Un Mundo Que Ganar, núm. 3 (1985), págs. 38-49.
Traducción:  Revista Un Mundo Que Ganar.
Esta edicion: Marxists.org, 2012
Derechos: Al copiar, distribuir, o citar este trabajo favor de citar a Un Mundo Que Ganar como la fuente de la versión castellana y a Marxists.org como la fuente del texto digital.



La Política Organizativa de los Revisionistas Shafak Consiste en Organizar a los Obreros y Campesinos en Grupos de Estudio.

Las sesiones de estudio, dentro de la legalidad, que en el pasado giraron en torno al periódico, se han emprendido ahora de manera semilegal entre los obreros y campesinos. Al tener a los obreros y campesinos organizados en grupos de estudio, intentan formar intelectuales aislados de la lucha de clases. Además de que los grupos de estudio no pueden ser órganos de la lucha armada, no tienen la capacidad para sobrevivir a la represión que aumentaría con el inicio de la lucha armada. Por consiguiente, el temor a que esos grupos se disuelvan ha obstaculizado continuamente la lucha armada... Criticando esta política atrasada sobre lo organizativo, los marxista-leninistas sostienen: El punto clave al organizar las fuerzas es organizar combatientes guerrilleros bajo la dirección del partido. Todos los otros grupos y células deben verse en el contexto de la actividad guerrillera de manera que puedan apoyarla y desarrollarla más. Y todos deben organizarse según las necesidades del movimiento y sus propias capacidades y siempre en torno a tareas específicas. Una organización donde todo el mundo hace todas las tareas sin basarse en una división del trabajo, es contraría a los principios leninistas de organización. Tales organizaciones no sirven más que para armar un enorme alboroto. Por lo tanto, los grupos de estudio, además de su letargo y su carácter pacifista, tienen también esta particularidad: "De otra parte, incluso realizarán tareas prácticas cuando nuestra lucha revolucionaria lo haga necesario".
Enfrentados a estas críticas, los revisionistas Shafak buscaron un ardid: "Nombres como 'grupos de lectura' y 'grupos de estudio' deben ser abandonados, pues tales denominaciones pueden sugerir un modo de pensar atrasado" (!!) Y el nombre "grupo de estudio" fue reemplazado por el de "comité campesino". Estos señores burgueses creen que con cambiar el nombre de una cosa se puede cambiar su carácter —en vez de cambiar la esencia, cambian la forma. Esta ha sido la política seguida por los revisionistas Shafak desde el mismo comienzo.
En cuanto a ciertos miembros de esta camarilla revisionista, con el pensamiento mecanicista característico de la burguesía, hacen el siguiente planteamiento:
"Primero, deben establecerse grupos de estudio; quienes participen en estos grupos deben comprender el marxismo-leninismo en líneas generales, ganar experiencia contra la policía, ser sometidos a prueba en estos grupos y, solo después de todo esto, aquellos considerados valiosos deben ser organizados en grupos guerrilleros".
¡Realmente sorprendente! Por donde se le mire... una teoría absurda. Si se fuera a acatar esta teoría, sería necesario contener a todos aquellos campesinos que están llenos de pies a cabeza de odio hacia el enemigo de clase y quieren unirse a la lucha armada bajo la dirección y disciplina del partido diciendo, "No, primero aprendan marxismo-leninismo y ganen experiencia contra la policía". Si cientos de miles de campesinos, que no saben leer ni escribir y están humillados por el feudalismo, quieren tomar las armas contra los terratenientes y la autoridad central, será necesario desarmarlos, abofetearlos varias veces por su audacia (!!) y luego agarrarlos del cuello y arrastrarlos a los grupos de estudio. El carácter reaccionario de la teoría arriba mencionada es bastante claro. Además, pasando por el trabajo de grupos de estudio pacíficos, muy pocos campesinos estarán preparados aún después de años. Y puesto que algunos se retirarán, solo unos pocos se quedarán para incorporarse a los grupos guerrilleros. ¿Qué es esto sino hacer imposible la lucha armada? Si esto no es obstaculizar a los campesinos que quieren tomar las armas, aplacando su ira, mitigando su odio y pacificandolos, ¿qué es entonces?
Además, no se puede afirmar que una persona que tiene éxito y parece buena en el grupo de estudio podría definitivamente ser útil en la lucha armada, es decir, la prueba por medio de los grupos de estudio no es un método de prueba correcto. Además en los grupos de estudio, por lo general, los que saben leer y escribir, campesinos ricos, elementos educados, maestros, etc., avanzan; los campesinos pobres tienden a fracasar.
Debido a que rechazamos esta política organizativa derechista, burocrática, lenta y pacifista, los revisionistas Shafak afirman que nosotros decimos que "no hay necesidad del trabajo revolucionario de masas". De esta manera venimos a aprender que lo que ellos entienden por trabajo revolucionario de masas es entablar chachara intelectual divorciada de la lucha de clases con los campesinos ricos y con los educados. Sí, lo decimos, para tal trabajo revolucionario de masas (!!), no es necesario...
¿Los "comités campesinos" son comités de partido, órganos de la lucha armada, grupos de lectura, grupos de distribución de prensa? Esto no es claro. Como puede verse, los revisionistas, con un chasquear de dedos, resuelven todos los problemas de organización entre los campesinos por medio de "comités campesinos"!
Esto demuestra que los revisionistas Shafak son completamente ignorantes cuando se trata de organizar a los campesinos. Muestran total incompetencia sobre este importantísimo problema de nuestra revolución y se encuentran en un estado lastimoso.
La política de los marxista-leninistas sobre la cuestión organizativa entre los campesinos es clara: organizar un comité de partido en cada aldea. También, en cada aldea, organizar contingentes armados, es decir milicias campesinas, entre las filas de campesinos pobres revolucionarios, vinculados al partido o no, que continúan vinculados a la producción. Organizar, de entre aquellos vinculados el partido o no, unidades y células para tareas especiales, ligadas al comité de partido de la aldea. Además, organizar combatientes guerrilleros profesionales vinculados al comité regional del partido, independiente de la estructura de la aldea. La finalidad de todo este trabajo organizativo consiste en construir el partido y las fuerzas armadas del pueblo entre los trabajadores agrícolas y los campesinos pobres. Esta construcción del partido no tendrá lugar pacíficamente sino en el curso de la lucha armada. Y el eslabón clave para la organización del partido es comprender que la organización de lo campesinos consiste en organizar combatientes guerrilleros y milicias populares. Los órganos de poder campesino son un asunto completamente diferente y no es una cuestión a la orden del día.
 

Para lanzar la lucha armada, los revisionistas Shafak establecen como prerrequisito el estar organizado a nivel de todo el país y estar en condiciones de dirigir a todas las masas.

Hemos señalado anteriormente que el señor B.Y., uno de los líderes de la camarilla revisionista, ya había distorsionado el significado de "un partido fuerte", una de las condiciones previas expuestas por el Camarada Mao Tsetung para el mantenimiento de bases de apoyo rojas, convirtiendolo en "un partido organizado a nivel de todo el país". Como la dirección burguesa consideró que las condiciones requeridas para la existencia del Poder rojo son las mismas que para el lanzamiento de la lucha armada, la distorsión arriba mencionada se erigió como una barrera ante el deseo de lanzar la lucha armada...
El último documento de este pensamiento derechista y pacifista, que pospone el lanzamiento de la lucha armada por años, es el escrito títulado: "Sobre la Cuestión de Establecer el Poder Político Rojo".
Para justificar este enfoque derechista y pacifista, el escrito está cargado de contradicciones y formulaciones distorsionadas y sin sentido. Dice: “El desarrollo del movimiento revolucionario a nivel de todo el país"... "el camarada Mao Tsetung señala que la capacidad de mantener el Poder rojo también depende del desarrollo del movimiento revolucionario en todo el país...
"Lo que particularmente recalcamos aquí es la cuestión del desarrollo de la revolución a nivel de todo el país. Ciertos amigos tuvieron la ilusión de que con dispersar el movimiento comunista y realizar el trabajo en unos cuantos poblados, como desapareciendo entre ratoneras, pudiera lograrse la revolución. Sin embargo, es imperioso que exista un movimiento político que pueda ser escuchado por todo el país, éste solo puede ser el partido político del proletariado... Negar el partido es negar la necesidad de unir la lucha a nivel de todo el país y de dirigirla hacia un solo blanco. Imaginan que el pueblo seguirá espontáneamente la lucha armada iniciada por unos cuantos intelectuales aislados... La existencia del movimiento revolucionario a nivel de todo el país no significa que éste emprenda acciones en todas partes del país, o que le preste igual atención a todas las regiones. Pero esto significa que como partido político demuestra su existencia al pueblo de todo el país y se hace sentir y se propone establecer el poder del Estado revolucionario a nivel de todo el país. Por ejemplo, un movimiento campesino que no es apoyado con la lucha en las ciudades está condenado a ser sofocado. O, por ejemplo, una rebelión campesina en la región oriental no puede conservar su poder político rojo si no es apoyado por las luchas de los campesinos del Egeo y Chukurova y por el movimiento de nuestra clase obrera en las principales ciudades industriales, bajo la dirección del partido del proletariado. Porque sólo un movimiento revolucionario que se desarrolle en todo el país puede hacer trizas y debilitar el poder del Estado reaccionario y su principal soporte, el ejército...
"Como conclusión se puede decir que el Poder político rojo puede establecerse y mantenerse, no por una lucha de posiciones sino por una lucha unificada y conducida a nivel de todo el país por un partido del proletariado".
En este escrito:
1- "El desarrollo de la situacion revolucionaria (enfasis mio) a nivel de todo el país", que es expuesto por el camarada Mao Tsetung como condición previa para la "existencia de bases de apoyo rojas", ha sido conscientemente deformado como "el desarrollo del movimiento revolucionario (enfasis mio) a nivel de todo el país.
2- Al desvirtuarla una vez mas, la frase "el desarrollo del movimiento revolucionario a nivel de todo el país" ha sido convertida en "el partido comunista organizado en todo el pais". Como es sabido, el concepto "movimiento revolucionario" incluye las acciones de masas desarrolladas espontáneamente como también los movimientos políticos de otras clases en las filas del pueblo, además de las luchas del proletariado.
3- A propósito de "organizarse en todo el país", varios conceptos contradictorios se ponen en evidencia. Se ha inventado una posición absurda de que "estar organizado a nivel de todo el país" no significa "establecer trabajo en todo el país" sino "demostrar su existencia al pueblo de todo el país y hacerse sentir" y "proponerse establecer el poder del Estado revolucionario a nivel de todo el país" (énfasis mío). Además, en los ejemplos dados, la idea de estar de hecho organizado en todas partes del país ha sido expresada como "estar organizado a nivel de todo el país".
4- "Estar organizado a nivel de todo el país y estar en posición de dirigir todas las masas" ha sido expuesto como una condición previa tanto para el lanzamiento de la lucha armada como para la existencia de bases de apoyo rojas. Así, la enseñanza del Camarada Mao Tsetung sobre "por qué puede continuar existiendo el poder político rojo" ha sido una vez más distorsionada. Todas estas deformaciones y teorías absurdas y preconcebidas infestadas de contradicciones tienen un propósito: tratar de justificar, apoyándose (!!) en el Camarada Mao Tsetung, el enfoque derechista según el cual "La lucha armada no puede ser lanzada sin estar organizada a nivel de todo el país". Puesto que el Camarada Mao Tsetung dice que a menos que el partido comunistaé organizado a nivel de todo el país las bases de apoyo rojas no pueden existir (!!), y ya que las condiciones previas para la existencia de bases de apoyo rojas y para el lanzamiento de la lucha armada revolucionaria son idénticas (!!), entonces es claro que la lucha armada no puede ser lanzada sin estar el partido comunista organizado a nivel de todo el país (!!). Esta es la lógica. Sin embargo,lo que dice el Camarada Mao Tsetung es totalmente diferente. "El que el Poder popular en regiones pequeñas pueda mantenerse por largo tiempo depende de si continúa desarrollandose la situación revolucionaria en todo el país".
"Negar el partido es negar la necesidad de unir la lucha a nivel de todo el país y de dirigirla hacia un solo blanco". A través de esta frase se revela que ellos consideran que la organización en todo el país es inherente al concepto de partido. "Unir la lucha a nivel de todo el país" solo es posible al tener una organización en todo el país y de esta manera dirigir las masas; si la negación del partido es la negación de esto, entonces el mismo concepto de partido comprende haber logrado la organización en todo el país y de esta manera la dirección de las masas. Este punto es al menos tan absurdo como la teoría arriba mencionada, porque niega el hecho de que es a través de un proceso relativamente largo de lucha qu el partido se extenderá a todos los rincones del país y estará en situación de dirigir las masas...
En el artículo, se dice que "ellos imaginan que el pueblo espontáneamente seguirá la lucha armada iniciada por unos cuantos intelectuales aislados". ¿Cual es el punto que nuestros señores revisionistas están discutiendo aqui? ¿No es el lanzamiento de la lucha armada? Por supuesto, el pueblo no seguirá espontáneamente la lucha armada lanzada por unos cuantos intelectuales aislados. No es correcto que aquellos que lancen la lucha armada estén aislados ni aparezcan como unos cuantos intelectuales. Pero esto no es lo que realmente preocupa a nuestros señores revisionistas. Ellos proponen el más flojo de los argumentos, caricaturizándolo un poco, tratan de justificar su teoría. Y como puede desprenderse de esta frase, así es como ellos ponen la cuestión del "lanzamiento de la lucha armada" como tema de discusión. .
En el artículo, se dice que "un movimiento campesino que no es apoyado por la lucha en las ciudades está condenado a ser sofocado". ¿Qué se entiende por "movimiento campesino"? Por supuesto es la lucha armada campesina. En este caso, a menos que sea organizado en las ciudades y en una situación para dirigir a las masas, "un movimiento campesino", es decir, la lucha armada del campesinado. "Está condenada a ser sofocada". "Condenada a ser sofocada", es decir, puesto que sería una estupidez comprometerse en un movimiento cuyo resultado es evidente antes de sus inicios — entonces no debería existir un "movimiento campesino" y ni siquiera un esfuerzo para crear tal movimiento antes de que estemos organizados en las ciudades y en una situación para dirigir a las masas.
El artículo afirma que "por ejemplo, una rebelión campesina en la región oriental no puede conservar su poder político rojo si no es apoyada por las luchas de los campesinos del Egeo y Churukova y por el movimiento de nuestra clase obrera en las principales ciudades industriales bajo la dirección del partido del proletariado". El significado de esta declaración de oportunismo característicamente ambiguo es el siguiente: 1- Los revisionistas se imaginan que "un movimiento campesino", es decir, "la lucha armada campesina", es sólo una rebelión campesina general.
2- Se imaginan que una rebelión campesina armada conducirá inmediatamente al poder político rojo y a preservarlo.
3- Y, por consiguiente, para que haya una rebelión campesina que conduzca al poder político rojo y a preservarlo, ponen como condición previa el que sea apoyada por la lucha de los campesinos en otras regiones y por la lucha de los obreros dirigida por su partido en las principales ciudades industriales. "Porque solo un movimiento que avance a nivel de todo el país puede hacer trizas y debilitar el poder del Estado reaccionario y su principal soporte, el ejército".
Para el surgimiento de bases de apoyo rojas, los revisionistas no consideran necesario el tener una actividad guerrillera prolongada que se desarrolle de lo pequeño a lo grande, de lo débil a lo fuerte y de lo simple a lo complejo; dentro de esta actividad construir el ejército popular paso a paso, desarrollar las unidades guerrilleras hacia unidades del ejército regular; y transformar la guerra de guerrillas en guerra de movimientos. De hecho, ellos ni siquiera piensan en esto. Necesitan una rebelión campesina total para el surgimiento de bases de apoyo rojas en una región. Y para que tal rebelión conduzca a una base de apoyo roja y la preserve, es necesario estar organizado en las otras regiones rurales y en las principales ciudades industriales del país y estar en una posición de ser capaz de dirigir las masas en todos esos lugares (!!); de lo contrario, una "rebelión campesina" en una sola región ''no puede preservar su poder político rojo" (!!). Por lo tanto, cuidado —los campesinos no deben intentar rebelarse y nosotros tampoco debemos intentar organizar tal rebelión, etc.
De otro lado, el partido es necesario para lanzar la lucha armada. En cuanto al partido mismo, es algo que une "la lucha a nivel de todo el país" y la dirige "hacia un solo blanco". Por consiguiente, sin la existencia de un partido que "unifique la lucha a nivel de todo el país y la dirija hacia un solo blanco", la lucha armada no podrá ser lanzada. Esto es lo que el articulista está diciendo en su estilo oportunista.
Los revisionistas Shafak niegan el hecho de que el partido, en sus años de fundación y por un período relativamente largo después de eso, no puede organizarse a nivel de todo el país y en consecuencia no puede unir la lucha por todo el país que, en nuestras condiciones, só1o lo logrará durante el período de lucha armada y que, sin embargo, en el período anterior a alcanzar esto, puede lanzar la lucha armada en regiones rurales avanzadas...
Después de defender por un largo período esta tésis pacifista y derechista, tanto verbalmente como en los escritos, los líderes revisionistas comenzaron a buscar un escape ante los ataques de los marxista-leninistas...
En realidad, los revisionistas no han cambiado sus conceptos. El periódicucho que publicaron para críticarnos es la prueba de esto. En este periodicucho afirman que nosotros estamos en favor de librar una lucha "de posiciones" (ellos quieren decir "regional"). Esto es lo que dicen: "Puesto que las clases dominantes movilizarán allí todas sus fuerzas y estas no pueden ser dispersadas por las luchas en otros sitios y ciudades, conducira al aniquilamiento de la lucha que se está librando" (énfasis mío). Primero que todo, nosotros no estamos en favor de una lucha regional —las condiciones que enfrentamos requieren de tal lucha. Debido a que hoy díá no es posible estar organizado en todos los rincones del país y además es más perjudicial que provechoso dispersar nuestras fuerzas en lugares donde la revolución no puede desarrollarse pronto, abogamos porque, hasta el punto que nuestra capacidad lo permita, nos organicemos en esas regiones donde la revolución se desarrollará mas pronto y nos comprometamos en la lucha. Y hemos explicado esto muchas veces. Estar organizado a nivel de todo el país, ciertamente tendría un efecto positivo sobre el desarrollo de la lucha armada. Alternativamente, el hecho de que nuestra organización todavía no se ha ampliado a todo el país ciertamente tendrá un efecto negativo sobre el desarrollo de la lucha armada. Sin embargo, contrario a lo que nuestros revisionistas afirman, el lanzamiento de la lucha armada antes de lograr una organización que cubra todo el país no conduciría inevitablemente al aniquilamiento de nuestras fuerzas. Siempre que se adopte una política correcta, aún cuando nuestra organización es muy limitada, puede librar y expandir la lucha armada y expandir, diversificar y fortalecerse ella misma y nuestros esfuerzos a través del proceso de la lucha armada. De esta manera puede crearse una organización seria. Organizarse sobre la base de la lucha pacífica es una organización hueca. Incluso si tal organización abarcara todo el país, no sería capaz de dirigir la lucha del pueblo, llevar a cabo la lucha armada, y dentro de un período de surgimiento del terror blanco, se derrumbaría como un castillo de naipes...
 

Para lanzar la lucha armada, los revisionistas Shafak exigen que la pradera esté seca.

"Antes de que el sector avanzado de las masas básicas de obreros y campesinos esté preparado para la lucha armada y antes de que la idea de la lucha armada gane cierta popularidad entre las masas, no se puede emprender la lucha armada, aún si está dirigida contra objetivos correctos. Para que la chispa comience a incendiar la pradera, la pradera debe estar seca".
No hay espacio para una interpretación forzada o el repudio. Para lanzar la lucha armada, nuestros señores exigen que la pradera sea secada. Esta es otra teoría más inventada con el propósito de aplazar la lucha armada por años.
Contra esta teoría derechista, los marxista-leninistas sostienen lo siguiente: La pradera debe encenderse desde aquellas regiones (no estamos diciendo una región) que están secas. Es decir, en aquellas regiones donde las condiciones son favorables, la lucha armada debe lanzarse, y lanzarse inmediatamente. Aquellas regiones de la pradera que aún no están secas arderán por el fuego de la lucha armada encendida en otras regiones. Y a medida que nuestra organización crece y se fortalece más, se extenderá en aquellas regiones y se emprenderá la lucha armada allí. Esperar primero a que toda la pradera esté totalmente seca es un pensamiento obtuso. Esto no está de acuerdo con la verdad de que "la revolución se desarrollará desigualmente". Por otra parte, la lucha armada será mil veces más efectiva que el trabajo dirigido a través de la propaganda y la educación pacífica. Tanto el Camarada Lenin como el Camarada Mao Tsetung señalaron reiteradamente como la lucha armada ocasiona saltos en la concieneia de las masas...
 

La línea de los revisionistas Shafak no es una "Línea Revolucionaria de Masas" sino una línea que obstaculiza la revolución.

Los revisionistas Shafak no se amoldan a la gente de las regiones avanzadas sino a la de las regiones atrasadas. Supongamos que hoy en ciertas regiones de Turquía los campesinos están listos para la lucha armada y en algunas otras regiones aún no. El concepto de línea de masas de los revisionistas considera necesario marchar con la región atrasada y desprenderse de la región avanzada. Esta es otra conclusión a la que llega la teoría de secar la pradera. Y en las regiones donde los campesinos se muestran impacientes por empuñar las armas, ellos se quedan rezagados frente a los campesinos avanzados y se amoldan a los elementos atrasados. Obstaculizar a los campesinos que se encuentran listos para la lucha armada con la lógica de "primero aprendan marxismo-leninismo, luego pueden incorporarse a la lucha armada", naturalmente conducirá a distanciarse de esas fuerzas y, al final, retroceder al nivel de los elementos atrasados. En una región rural, observamos con nuestros propios ojos como los revisionistas obstaculizaron a los campesinos avanzados. Estos señores burgueses traidores fueron dejados atrás por los campesinos porque eran un obstáculo para aquellos campesinos que querían aniquilar inmediatamente a sus enemigos de clase.
Tal línea de masas no es, por supuesto, revolucionaria sino un estorbo para la revolución. Una línea revolucionaria de masas es: entre las diversas regiones, unirse con el pueblo de la región más avanzada, elevar el nivel de las regiones intermedias y ganar a las regiones atrasadas. En cuanto a las regiones más avanzadas, unirse allí con los elementos más avanzados, elevar el nivel de los intermedios y tratar de ganarse a los atrasados. Es decir: siempre estar a la cabeza de los más avanzados pero no romper los vínculos con las masas que hay trás de ellos; impulsarlos a avanzar. En cuanto a lo que hacen los revisionistas Shafak, es lo siguiente: se amoldan a los elementos más atrasados de las regiones más atrasadas y, a aquellos que avanzan, los hacen trastabillar y los empujan al atraso.

En el artículo 40 del Proyecto de Programa se dice: "Al defender todas las reivindicaciones y necesidades inmediatas encaminadas a mejorar las condiciones de vida del pueblo, obtener derechos democráticos y presionar la retirada del imperialismo, nuestro movimiento ..."

Es claro que este modo de ver podría bajo ciertas cimmstancias conducir al abismo del reformismo. Si mañana, con el fin de sofocar la lucha armada de los campesinos, los reaccionarios inician la implantación de una reforma agraria parcial, el revisionismo Shafak los apoyará. Tal cosa sería un paso atrás dado por el imperialismo —con el fín de no ser desalojado de todas sus posiciones. Esto traería a un mejoramiento parcial de las condiciones de vida. Se ha visto muchas veces que las clases dominantes, sin tocar las bases del sistema, han emprendido reajustes parciales cuando consideran en peligro su poder. En nuestra historia, han sido extinguidas de esta manera muchas de las rebeliones campesinas. Hoy, el gobierno militar fascista alardea con la consigna de "reforma agraria" y bien podría repartir un pedazo de tierra con el fin de protegerse de mayores peligros. Un régimen reaccionario que se inclina hacia el socialimperialismo soviético incluso puede hacer más que eso. Lejos de ser imposible, estas son cosas bastante probables... bajo condiciones y en lugares donde las masas empuñan las armas para derrocar el actual sistema, sería una franca posición reformista y reaccionaria esconderse tras pomposas consignas como "defender las reivindicaciones y necesidades inmediatas". Lo que sólo sería endulzar con miel los labios del pueblo con el fin de aplacar su furia y estar al mismo nivel de aquellos reaccionarios que quieren proteger a todas las colmenas. Además, en momentos y en lugares donde las condiciones son favorables para los levantamientos en masa de los trabajadores en las ciudades y para empuñar las armas, etc., es nuevamente la más grosera charlatanería reaccionaria el salirle a los trabajadores con el cuento de las "reivindicaciones inmediatas". Es equivalente a aparecerse frente a los esclavos que han comprendido la perversidad del sistema esclavista y han empezado a derrumbarlo, y decirles "sus condiciones de vida deben ser mejoradas". Un obrero consciente, echando a un lado dichos charlatanes sabihondos con un empellón, diría, "oigan, quitense de nuestro camino".
Las reivindicaciones inmediatas no pueden defenderse o apoyarse bajo todas las circunstancias. Los marxista-leninistas defienden y apoyan las reivindicaciones inmediatas a condición de que estén estrechamente integradas a nuestras reivindicaciones políticas y a nuestra agitación revolucionaria entre las masas, y que nunca se pongan en primer plano reemplazando nuestras consignas revolucionarias... No "bajo todas las circunstancias" como lo hacen nuestros traidores reformistas revisionistas.
Asimismo, el artículo 40 del Proyecto de Programa dice que, "al defender todas las reivindicaciones y necesidades inmediatas, nuestro movimiento moviliza a las masas para la lucha, eleva su conciencia y trata de ganarlas para las filas de la lucha armada".
El sofisma de que la conciencia de las masas se eleva al defender las "reivindicaciones y necesidades inmediatas" es, en palabras del Camarada Lenin, "una vieja canción", una canción de economicismo. La letra de esta canción pertenece a los economicistas rusos modernos que aparecieron a fines del siglo XIX y comienzos del XX, pero fueron neutralizados por el antídoto del Camarada Lenin, el ¿Qué Hacer? Nuestros amigos (!!) una vez más difunden en el mercado una adaptación de esa canción. ¡Que lastima! Sus esfuerzos son en vano puesto que estas ya no valen cinco centavos. Defender las "reivindicaciones y necesidades inmediatas" de las masas con el fin de movilizarlas para la lucha, elevar su conciencia y ganarlas para la lucha armada es en realidad la teoría economicista de "impartir conciencia etapa por etapa". Una versión más burdade esta teoría ha sido defendida por los revisionistas en el pasado: "En nuestra opinión, la toma de conciencia de las masas tiene lugar etapa por etapa". (PDA, Línea Proletaria Revolucionaria y Algunas Tendencias Erróneas).
Para no ser injustos, debemos señalar que los economicistas sostuvieron que elevarían la conciencia de las masas defendiendo solamente las reivindicaciones económicas, es decir, las "reivindicaciones concretas". Nuestros revisionistas pretenden elevar la conciencia de las masas defendiendo "las reivindicaciones y necesidades inmediatas" cuyo alcance es un poco más amplio que las "reivindicaciones económicas". Sin embargo, ellos mismos tampoco son conscientes de la diferencia de alcance entre las dos, y con frecuencia utilizan estos dos conceptos indistintamente.
La conciencia de las masas no se desarrolla defendiendo las "reivindicaciones y necesidades inmediatas" ni las "reivindicaciones concretas". La conciencia solo puede ser impartida a las masas exponiendo toda la realidad política y dirigiendo amplias campañas de denuncia que cubran cada aspecto y cada campo de la vida social.
En el ¿Que Hacer?, el Camarada Lenin pulveriza de cabo a rabo la teoría economicista de desarrollar la conciencia por etapas, y después de señalar que la teoría de elevar la conciencia por etapas refleja una posición oportunista, continúa diciendo: "¿Por qué el obrero ruso manifiesta todavía poca actividad revolucionaria en respuesta al trato bestial de que la policía hace objeto al pueblo, ante las persecuciones de las sectas religiosas, los castigos corporales impuestos a los campesinos, los abusos de la censura, las torturas infligidas a los soldados, las persecuciones contra las iniciativas culturales más inofensivas, etc.? ¿No sería porque la 'lucha económica' 'lleva a pensar' en ello, porque le 'promete' pocos 'resultados tangibles', porque no le ofrece nada 'positivo'? (En otras palabras, ¿será porque la lucha por reivindicaciones inmediatas no eleva la conciencia a este nivel? —I.K.). No; semejante juicio, repetimos, no es sino una tentativa de endosar las propias culpas a otro, de endosar el filisteismo propio (como también el bersteinismo) a la masa obrera... Pero el obrero socialdemócrata, el obrero revolucionario (y su número aumenta de día en día), desechará con indignación todos estos razonamientos sobre la lucha por las reivindicaciones que 'prometen resultados tangibles', etc., pues comprenderá que no son sino variaciones del antiguo estribillo sobre el aumento de un kopek por rublo".
Más adelante Lenin da la siguiente respuesta a estos economicistas, en las palabras de un obrero conciente: "Esa 'actividad' nuestra, de los obreros, que todos ustedes quieren apoyar presentando reivindicaciones concretas que prometan resultados tangibles, ya existe entre nosotros, y en el trabajo pequeño, sindical, que realizamos a diario, lanzamos esas reivindicaciones concretas, a menudo sin ayuda de los intelectuales. Pero esa actividad no nos basta; no somos niños a los que se puede alimentar sólo con la papilla de la política 'económica'; queremos saber todo lo que saben los demás, conocer detalladamente todos los aspectos de la vida política y tomar parte activa en todos los acontecimientos políticos. Para lograrlo, es necesario que los intelectuales repitan menos lo que ya sabemos, y que nos digan más sobre lo que todavía ignoramos, sobre lo que jamás podremos llegar a conocer por nuestra experiencia en las fábricas y 'económica', o sea: conocimientos políticos" (¿Qué Hacer?, Lenin).
 

Los revisionisms Shafak oponen la lucha política a la lucha armada. Bajo la bandera de la "lucha política" rechazan las formas armadas de la lucha política. Rechazan la propaganda y la agitación armada.

Porque sostenemos que al organizar al campesinado el punto clave deben ser las unidades guerrilleras, y que todos los otros tipos de grupos y células deben establecerse y manejarse para atender las necesidades de la lucha armada y desarrollarla a la vez que se libra, nos acusan de rechazar la lucha política. Dicen que tenemos un punto de vista puramente militar.
"Según ellos, puesto que nuestro pueblo ya ha asimilado los aspectos ideológicos y políticos del problema, la cuestión ha sido resuelta y ahora todo el problema es el movimiento militar".
Este disparate que se nos esta atribuyendo jamás ha sido defendido en ninguna parte. Ya que los revisionistas sacan esta conclusión de nuestra afirmación de que la lucha armada debe ser la forma principal de lucha, ponen de manifiesto el hecho de que consideran la lucha armada como excluyente con la lucha política. Evidencian el hecho de que consideran la lucha armada y la lucha política como cosas contrarias entre sí.
El punto de vista "puramente militar" es el punto de vista de aquellos que combaten por combatir. Queremos librar la guerra de guerrillas para llevar a cabo las tareas políticas de la revolución. Defendemos la lucha armada para crear el ejército popular en el campo bajo la dirección del partido, para establecer el poder popular al hacer añicos paso a paso la autoridad central y regional. De esta forma lo expusó el Camarada Mao Tsetung: "Hay quienes nos ridiculizan calificandonos de partidarios de la 'teoría de la omnipotencia de la guerra'. Sí, somos partidarios de la teoría de la omnipotencia de la guerra revolucionaria; eso no es malo; es bueno, marxista. Con sus fusiles, los comunistas rusos crearon el socialismo. Nosotros crearemos una república democrática. La experiencia de la lucha de clase en la era del imperialismo nos demuestra que solo mediante la fuerza del fusil la clase obrera y las demás masas trabajadoras pueden derrotar a la burguesía y la clase terrateniente armadas; en este sentido cabe afirmar que solo con el fusil se puede transformar el mundo entero". ("Problemas de la Guerra y de la Estrategia", Mao Tsetung).
¿Prevalecera aquí también un punto de vista"puramente militar"? ¿No son estos señores conscientes del hecho de que la lucha armada, es decir, la guerra de guerrillas, es una forma de lucha política? La lucha armada no es la única forma de lucha política sino que es una forma de esta. "La guerra es la continuación de la política por otros medios" y "desde la antigüedad nunca ha habido una guerra que no tenga un carácter político" (Mao Tsetung). Este es el abece del marxismo-leninismo.
De nuestra exigencia de tener la lucha armada como lo principal, los revisionistas Shafak nuevamente sacan la conclusión de que rechazamos el trabajo de agitación y propaganda entre las masas. Evidentemente ellos creen que la lucha armada se opone a la agitación y a la propaganda. ¡No, señores burgueses! La lucha armada no contradice el trabajo de agitación y propaganda, son opuestos entre sí. Mao Tsetung dijo al respecto: "El Ejército Rojo de China es una organización armada que ejecuta las tareas políticas de la revolución, especialmente en el momento actual, el Ejército Rojo de ningún modo debe limitarse a combatir; además de combatir para destruir las fuerzas militares del enemigo, debe tomar sobre sí importantes tareas, tales como hacer propaganda entre las masas, organizar a las masas, armarlas, ayudarlas a establecer el Poder revolucionario, y hasta establecer organizaciones del Partido Comunista. El Ejército Rojo no combate meramente por combatir, sino para hacer propaganda entre las masas, organizar a las masas, armarlas y ayudarlas a establecer el Poder revolucionario". ("Sobre la Rectificación de las Ideas Erróneas en el Partido", Mao Tsetung).
También en nuestro país, las unidades guerrilleras que conformarán el embrión del ejército popular, no se contentarán con solo combatir. Al mismo tiempo las unidades guerrilleras tendrán importantes tareas como dirigir la agitación y propaganda entre las masas, organizarlas y armarlas. Puesto que estos señores consideran la lucha política contraria a la lucha armada y que la lucha política es una actividad puramente publicitaria, nos acusan de rechazar el trabajo político, la agitación y propaganda y el trabajo de masas. En realidad ellos reconocen únicamente las formas pacíficas de agitación y propaganda y de lucha política. Rechazan las formas armadas de lucha política y de agitación y propaganda.

Fuente: http://www.marxists.org/espanol//kaypakkaya/1972/0001.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario